21.1 C
Miami
sábado, abril 13, 2024
spot_img

¿Sigue siendo China un país en desarrollo?

Si China es una nación desarrollada o en desarrollo ha sido durante mucho tiempo una fuente de debate entre investigadores y expertos, especialmente ahora que el país ha crecido hasta convertirse en la segunda economía del mundo y una potencia manufacturera global.

En la reciente cumbre de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Johannesburgo, el líder chino Xi Jinping dijo que “China ha sido y siempre será miembro de los países en desarrollo”.

Sin embargo, en Washington, los legisladores del Congreso han introducido una legislación que exige que la administración estadounidense utilice su influencia en las organizaciones internacionales para despojar a China de su condición de nación en desarrollo.

El debate puede parecer académico, pero tiene implicaciones en el mundo real. Los beneficios que conlleva la etiqueta de nación en desarrollo incluyen un trato arancelario preferencial por parte de los países desarrollados, lo que hace que sus exportaciones sean más competitivas en los mercados internacionales.

China también utiliza su condición de país en desarrollo para justificar subsidios a industrias como la pesca y la tecnología, incluso cuando muchas son efectivamente de propiedad estatal y tienen un impacto global.

El estatus de desarrollo de un país está determinado de diferentes maneras por diferentes organizaciones internacionales. La Organización Mundial del Comercio, por ejemplo, permite que los países se autoidentifiquen como “en desarrollo” o “desarrollados”.

Otras organizaciones internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional emplean una variedad de métricas para medir el nivel de vida de un país, utilizando indicadores como el ingreso nacional promedio por persona, el ingreso nacional bruto (INB) per cápita, la esperanza de vida y medidas de educación.

Weifeng Zhong, investigador principal del Instituto Mercatus de George Mason, dijo a la Voz de América que éstas son diferentes formas de tratar de medir lo mismo.

“Creo que todo se reduce al nivel per cápita, es decir, por persona, cuán alto es el ingreso; por lo que cuando el ingreso nacional por persona en un país es lo suficientemente alto, pensamos en él como un país desarrollado en lugar de un país en desarrollo”, dijo Zhong.

Cómo se clasifica China

Beijing se clasifica a sí mismo como un país “en desarrollo” en la OMC. Sin embargo, el Banco Mundial y el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas clasifican a China como un país de “ingreso medio alto”, mientras que el FMI lo llama una “economía emergente y en desarrollo”.

Los analistas dicen que China es única en aspectos que desafían una clasificación fácil.

“Tenemos un país que tiene muchos de los rasgos de una nación en desarrollo e históricamente ha calificado como tal, y técnicamente en muchos sentidos todavía califica como tal, pero que también tiene muchos de los atributos de una economía avanzada rica y, en cierto modo, de una enorme economía avanzada rica”, dijo a la VOA Philippe Benoit, director de investigación de Global Infrastructure Analytics and Sustainability 2050.

China también desafía la clasificación según otro indicador comúnmente utilizado: el consumo de energía. “Por razones estructurales, la demanda y el uso de energía en China van a aumentar durante varios años hasta que alcancen un nivel de desarrollo, un nivel de ingreso per cápita que les permita estancarlo”, dijo Benoit.

Las crecientes necesidades energéticas de China han estimulado al Estado a buscar recursos en los países en desarrollo más pobres.

Pero China a menudo se comporta internacionalmente como una nación desarrollada, dicen algunos analistas. Muchos países en desarrollo, particularmente en América Latina, África y Asia Central, dependen de China para obtener asistencia para el desarrollo y financiación de infraestructura.

Benoit llama a China una “superpotencia híbrida”. Dijo que su proyección de poder global se aproxima a la de una superpotencia tradicional y muestra rasgos de país desarrollado, como sus importantes inversiones en tecnología y trenes de alta velocidad. También cuenta con ciudades muy desarrolladas como Beijing y Shanghái.

Pero añade que China también tiene rasgos de país en desarrollo, como la persistencia de la pobreza en muchas zonas del país. En 2019, la Agencia Internacional de Energía (AIE) encontró que más del 35 % de la población en China todavía carecía de tecnología limpia para cocinar y dependía de combustibles altamente contaminantes como el carbón.

“Lo que queremos decir cuando decimos en desarrollo es un país que enfrenta importantes problemas de pobreza – donde hay un acceso inadecuado al agua, saneamiento, transporte, educación – países donde los niveles de vida son básicamente, como propuesta general, inaceptablemente bajos”, dijo Benoit.

Robert Ross, profesor de ciencias políticas en Boston College y asociado del Centro John King Fairbank de Estudios Chinos de la Universidad de Harvard, dijo a la VOA que la clasificación de países en desarrollo ya no coincide con las realidades económicas, dada la reducción de la pobreza extrema en China y su condición de la segunda economía más grande y el mayor fabricante del mundo.

“Muchos chinos reconocen que 'no tiene sentido tratarlos como un país en desarrollo' y reconocerán que eso socava los intereses del mundo en desarrollo y les da ventajas injustas en la economía interna estadounidense”, dijo Ross.

Relaciones entre Estados Unidos y China

La cuestión del estado de desarrollo de China ha agravado la tensa relación entre Washington y Beijing. En marzo, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó por unanimidad un proyecto de ley que cuestiona que China sea un país en desarrollo.

El 8 de junio, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado también aprobó el proyecto de ley, ahora retitulado Ley Para Poner Fin Al Estatus De Nación En Desarrollo De China. Pide al Departamento de Estado que “tome medidas para impedir que las organizaciones internacionales clasifiquen a China como una nación en desarrollo”. No se ha fijado una fecha para que el pleno del Senado vote el proyecto de ley.

En respuesta a la aprobación de la ley por parte del Comité de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, acusó a Estados Unidos de tratar de sabotear el desarrollo de China.

“El estatus de China como el país en desarrollo más grande del mundo está arraigado en hechos y en el derecho internacional. No es algo que pueda borrarse fácilmente con un proyecto de ley del Congreso de Estados Unidos”, dijo Wenbin en una conferencia de prensa el 9 de junio. Y añadió: “No corresponde a Estados Unidos decidir si China es un país en desarrollo”.

Ross dijo que el estado de desarrollo de China “no es una cuestión muy importante”, sino más bien una cuestión política entre dos superpotencias en competencia.

“China se resiste a los esfuerzos estadounidenses por mejorar la competitividad de EEUU frente a China, y con eso Estados Unidos tiene una guerra comercial y una guerra tecnológica para socavar el desarrollo económico y tecnológico de China. Por parte de China -porque es la parte que compite con Estados Unidos-, utilizará todos los instrumentos disponibles para mejorar su propia posición”, dijo.

Como muchas naciones en desarrollo se benefician de las inversiones y el comercio chinos, Ross dijo que es poco probable que estos países respalden los esfuerzos de Estados Unidos para cambiar el estado de desarrollo de China, especialmente porque ven este tema como una guerra política de palabras entre las dos superpotencias.

Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Stay Connected

0FansLike
3,913FollowersFollow
0SubscribersSubscribe
- Advertisement -spot_img

Latest Articles