21.1 C
Miami
sábado, abril 13, 2024
spot_img

Se desploma el otrora apoyo de los afroamericanos a Joe Biden

MIAMI– El respaldo tradicional de los afroamericanos a los demócratas parece girar nuevamente a lo que ocurrió en 2016 cuando el triunfo electoral del presidente Donald J. Trump contó con un por ciento significativo para un candidato republicano del voto de ese sector poblacional y el apoyo de líderes negros en estados sombreados de azul.

El descontento de la mayoría de los estadounidenses ha calado entre los votantes negros en Estados Unidos y las cifras hablan por sí solas, además de la problemática percepción entre los negros de que el gobierno de Biden no ha hecho prácticamente nada por la comunidad negra en EEUU, mucho menos cumplir sus promesas de 2020.

El apoyo hacia Biden entre los adultos negros ha caído de forma pronunciada desde el inicio de su presidencia y la campaña del expresidente Donald Trump cree que puede arrebatarle algunos sectores tradicionalmente demócratas en esa región en las elecciones de noviembre.

En picada el apoyo de los negros a Biden

Biden recibió el 91% de apoyo entre los negros en las elecciones de 2020, según AP VoteCast, un sondeo exhaustivo del electorado.

Sin embargo, ese índice de aprobación entre los afroestadounidenses se ha desplomado en los dos años previos a las elecciones presidenciales de noviembre.

La encuesta más reciente de Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research indica apenas un 58% de respaldo a Biden y sus políticas. Otros sondeos entre ese sector dan cifras por debajo del 50%, lo que sifnifica un descenso vertiginoso y sustancial comparado con el 2020.

Es decir, casi la mitad de los negros americanos ha dejado de creer en las promesas de Biden y desaprueba su trabajo en la Casa Blanca.

Ese año, el candidato presidencial Trump cortejó también el sufragio de los afroamericanos en diferentes actos de campaña, visitas a zonas residenciales de afroamericanos y un incremento de la participación de muchos líderes negros en su camino hacia la Casa Blanca.

Esa estrategia resultó en un aumento del voto negro al candidato republicano, quien en uno de sus discursos en Michigan les dijo: “Ustedes viven en la pobreza, no tienen trabajo, el 58% de los jóvenes afroamericanos están desempleados. ¿Qué tienen para perder?, les preguntó Trump durante un encuentro en la ciudad de Dimondale, Michigan.

El fiasco de Michigan

Ahora, en ese mismo estado, Biden se enfrenta a la oposición de algunos líderes negros y a la insatisfacción de otros, además del rechazo de los musulmanes por el respaldo a Israel, a pesar de que en las últimas semanas los asesores -al parecer- le han sugerido que suavice su postura y se incline hacia los palestinos, lo que se ha comprobado en las recientes declaraciones de la Casa Blanca sobre el conflicto armado entre Israel y el grupo terrorista Hamás.

La semana pasada Biden fue a Michigan a buscar nuevamente el mismo respaldo que tuvo en 2020, pero esta vez las cosas parecen ser diferentes para el demócrata.

Líderes afroestadounidenses afirman sentirse ofendidos porque el actual inquilino de la Casa Blanca no se reunió con más líderes negros en Saginaw, la ciudad al noroeste de Detroit que se ha convertido en indicador político de Michigan y donde el 46% de la población es negra.

Organizadores enterados del viaje dijeron que uno de los lugares originalmente planeados era una iglesia. La idea era encontrar un lugar donde trabajadores sindicalizados, líderes comunitarios negros, estudiantes universitarios y otros partidarios puedan salir luego del evento a tocar puertas para buscar apoyos para Biden.

Al final, Biden sólo estuvo en el patio delantero de las casas de dos líderes locales, ambos blancos, y se reunió con una familia negra en un campo de golf.

Hurley Coleman Jr., un prominente pastor de Saginaw y férreo partidario de Biden cuyo hijo y nieto se reunieron con Biden en el campo de golf, calificó el viaje de “una oportunidad perdida” para comunicarse con la comunidad de una manera “real, y no lo que vimos”.

“No puedo huir de la realidad de que, lo que fue inicialmente anticipado nunca ocurrió”, expresó Coleman Jr. “Y lo que fue inicialmente anticipado tiene que ocurrir. Y más pronto que tarde”.

El costo de una estrategia fallida

Biden se ha dedicado en sus tres años de mandato a la política exterior y a las grandes empresas en busca de respaldo a los proyectos partidistas de la izquierda y de la extrema izquierda. De esa forma, dejó de escuchar desde un principio los reclamos acuciantes de los estadounidenses y en especial de las clases pobres, que se han desgastado financieramente con la inflación sostenida por tres años creada por su administración.

Con sus políticas de cambio climático y las llamadas energías “limpias”, los asesores de Biden se han centrado en los sectores de tecnología y poder, muy alejados de las zonas pobres de afroestadounidenses.

El descontento podría costarle caro a la campaña de Biden, en momentos en que muchos aliados ya están alarmados por el enojo de la considerable comunidad árabe-estadounidense de Michigan, debido al apoyo que el Presidente le ha dado a Israel.

La presidenta de la junta educativa estatal, Pamela Pugh, quien vive en Saginaw, dijo que los líderes negros y religiosos “percibieron que fue una oportunidad perdida para un diálogo de doble vía”.

Pugh, demócrata que se ha postulado a la Cámara de Representantes por el distrito de Saginaw, añadió que fue “una afrenta a la comunidad negra” especialmente dado que Biden “venía a Saginaw y parecía que su propósito era reunirse con comunidades afroamericanas”.

lmorales@diariolasamericas.com – MVS

Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Stay Connected

0FansLike
3,913FollowersFollow
0SubscribersSubscribe
- Advertisement -spot_img

Latest Articles