27 C
Miami
miércoles, abril 17, 2024
spot_img

Funcionarios de EEUU instan al Ministro de Defensa israelí que desista de invadir Rafah

Importantes funcionarios del gobierno de Joe Biden instaron al ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, a abandonar los planes de invadir Rafah, en el sur de Gaza, donde más de 1,4 millones de civiles palestinos se han refugiado, mientras aumentan las tensiones entre Estados Unidos e Israel.

En reuniones recientes el secretario de Defensa, Lloyd Austin, y el secretario de Estado, Antony Blinken, reafirmaron el apoyo de EEUU al derecho de Israel a defenderse, pero reiteraron su oposición a la ofensiva terrestre planeada por el primer ministro Benjamin Netanyahu para atacar a Hamás en la ciudad más meridional de Gaza, en la frontera con Egipto.

“Nuestro objetivo [es] ayudar a Israel a encontrar una alternativa a una operación militar a gran escala y tal vez prematura que podría poner en peligro a los más de 1 millón de civiles que se refugian en Rafah”, dijo a periodistas un importante funcionario de defensa de Estados Unidos, informando bajo condición de anonimato.

Una gran operación terrestre en Rafah pondría aún en mayor riesgo a los civiles palestinos, dijo el lunes el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller. Y agregó que Blinken subrayó a Gallant que “existen alternativas” que garantizarían mejor la seguridad de Israel y protegerían a los civiles palestinos.

En medio de una hambruna inminente en Gaza, Austin advirtió sobre la “catástrofe humanitaria” en el enclave palestino, describiendo también el número de víctimas civiles como “demasiado altas” y las entregas de ayuda como “demasiado pocas”. Sus comentarios se hicieron eco de los llamados de Blinken para que Israel “aumente y sostenga de inmediato” más ayuda.

El gobierno de Netanyahu ha negado las acusaciones de agencias internacionales de ayuda y de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de que Israel está bloqueando la ayuda y provocando hambruna en Gaza como parte de su estrategia para erradicar a Hamás.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, habría transmitido advertencias similares. En una señal de conversaciones potencialmente complicadas, la reunión de Sullivan con Gallant, originalmente programada para el lunes, se extendió un día más.

“Creían que era importante continuar la conversación”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Sullivan dijo a los periodistas la semana pasada que el propio presidente Biden había advertido a Netanyahu que una invasión en Rafah sería un error y lo instó a tener una “estrategia coherente y sostenible” para derrotar a Hamás.

'No lo hagan'

Netanyahu insiste en que el objetivo de la “victoria total” contra Hamás no se puede lograr sin ir a Rafah, donde Israel dice que hay cuatro batallones de Hamás compuestos por miles de combatientes.

Inicialmente, la administración Biden dijo que no apoyaría una ofensiva en Rafah sin suficiente protección de los civiles.

Ahora, le están diciendo a Israel: “No lo hagan”, dijo Aaron David Miller, investigador principal del Carnegie Endowment for International Peace y ex negociador de Estados Unidos en las conversaciones de paz en Oriente Medio .

“Ahora no se trata de asegurarse de que la población esté protegida de alguna manera”, dijo a la VOA. “Simplemente no quieren que los israelíes lo hagan”.

A pesar de la presión acumulada sobre Gallant esta semana, la decisión sobre Rafah tendría que ser tomada por el Gabinete de Guerra israelí, cuyos miembros, además de Gallant, incluyen a Netanyahu y Benny Gantz, ex ministro de Defensa y viceprimer ministro, así como dos observadores: el político opositor Gadi Eisenkot y Ron Dermer, asesor cercano de Netanyahu.

Las reuniones con Gallant han sido el principal mecanismo de consulta de alto nivel entre Estados Unidos y su aliado, ya que Netanyahu canceló abruptamente los planes para una visita con una delegación israelí separada.

Lo hizo en protesta por la abstención de Washington en la ONU que permitió la adopción de una resolución del Consejo de Seguridad que exigía un alto el fuego inmediato en Gaza y la liberación de los rehenes retenidos por Hamás.

Netanyahu acusó a Estados Unidos de cambiar su posición anterior de condicionar el llamado al alto al fuego a la liberación de rehenes, lo que la administración niega.

Más armas

Gallant, que apoya una operación terrestre en Rafah, esperaba utilizar su visita a Washington para acelerar la transferencia de armas estadounidenses. En declaraciones previas a su reunión con Austin, dijo que quiere “asegurar la ventaja y las capacidades militares de Israel”.

Israel necesita armas estadounidenses no sólo para la campaña en Gaza, sino también para prepararse para una mayor escalada en el norte del país con Hizbulá en el Líbano, dijo Brian Finucane, asesor principal del Programa de Estados Unidos en el International Crisis Group. Desde los ataques de Hamás del 7 de octubre, las dos partes han intercambiado ataques a través de miles de lanzamientos de cohetes y misiles.

“Estados Unidos tiene una influencia real aquí”, dijo Finucane a la VOA. “El mejor de los casos sería si Estados Unidos realmente usara su abundante influencia, tanto unilateral como multilateralmente, para tratar de lograr un alto el fuego

Si bien Biden ha comenzado a usar su influencia diplomática al abstenerse en la ONU, es poco probable que condicione o restrinja la ayuda militar a Israel, ya que su objetivo es evitar que el conflicto se extienda.

“Lo último que debería querer hacer es enviar una señal inequívoca a Hizbulá e Irán de que no estamos preparados para respaldar a los israelíes, si, de hecho, hay una escalada en la frontera norte israelí”, dijo Miller.

El objetivo más fundamental para Biden en este momento -agregó- es llegar a un acuerdo en las negociaciones de alto al fuego en Qatar. Hamás dice que liberará a los rehenes sólo como parte de un acuerdo que pondría fin a la guerra, mientras que Israel dice que discutirá sólo una pausa temporal.

Armas de EEUU para Israel

Estados Unidos se ha comprometido a proporcionar a Israel casi 4.000 millones de dólares al año en ayuda hasta 2028, la mayor parte en forma de asistencia militar. Aproximadamente 3.300 millones de dólares al año se otorgan bajo el programa de Financiamiento Militar Extranjero, fondos que Israel debe usar para comprar equipos y servicios militares estadounidenses.

Desde que comenzó la guerra de Gaza, la administración ha entregado silenciosamente más de 100 ventas militares extranjeras separadas a Israel. Las transferencias de armas se procesaron sin debate público porque el gobierno dividió los paquetes de venta en cantidades por debajo del umbral que requiere que notifiquen al Congreso, según un funcionario de defensa que habló con la VOA bajo condición de anonimato para discutir un asunto militar delicado.

Bajo la presión de los legisladores demócratas, el mes pasado la Casa Blanca publicó un memorándum de Seguridad Nacional que requiere que el secretario de Estado de EEUU “obtenga garantías escritas creíbles y confiables” de gobiernos extranjeros de que las armas estadounidenses se utilizan de acuerdo con el derecho internacional y humanitario.

Gallant entregó las garantías escritas requeridas por Israel antes de la fecha límite del domingo. Según el documento, el Departamento de Estado tiene hasta principios de mayo para evaluar formalmente e informar al Congreso si esas garantías son “creíbles y confiables”. Sin ella, Biden tiene la opción de suspender más transferencias de armas estadounidenses.

Hasta ahora, Biden no ha indicado ninguna voluntad de hacerlo. En su llamada con Netanyahu la semana pasada, el presidente “no hizo amenazas”, dijo Sullivan. “Cada uno de ellos reconoce que estamos en un momento crítico de este conflicto”.

Voz de América – MVS

Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Stay Connected

0FansLike
3,913FollowersFollow
0SubscribersSubscribe
- Advertisement -spot_img

Latest Articles